Calidad

Las sillas de la Talabartería Guillermo Londoño son piezas que demuestran muchas horas de trabajo y gran destreza de las manos de los talabarteros más calificados. Con tan solo mirarlas, notamos esos detalles elaborados artesanalmente, uniendose en una obra maestra la practicidad de la silla y la comodidad.

Curvas elegantes de los arzones rodean la parte central de la silla diseñada ergonómicamente que se reconoce por su gran estabilidad. Debajo de ella se encuentran los estribos que dejan sentir gran comodidad y flexibilidad durante cualquiera excursión de montañas o valles. La cabeza se caracteriza por su suavidad, sin embargo es muy durable. El arzón trasero descansa en los faldones que muestran soltura en líneas pero de notable firmeza.